¿Quién Está Detrás de El Clásico?

Hola, mi nombre es Pablo y soy el encargado detrás de este nuevo emprendimiento deportivo. Profesionalmente me he desarrollado en divesos sectores y roles en mi vida, pasando por comercio exterior o contaduria hasta incluso, recientemente, en marketing online. Sin embargo, lo que mejor me define como persona no es mi trayectoria profesional sino el hecho de ser un fanático del fútbol.

baby futbol 5

Con la Camiseta del Maeso FC. Año 1985.

Desde que tengo memoria, mi vida y mi tiempo libre siempre han girado en torno a jugar al fútbol. Y mirar cuanto partido de fútbol se transmitiera. El recuerdo que tengo de mas pequeño es sentado en el piso frente a la tele, mirando el mundial de España 82, maravillado con Paolo Rossi y sus goles. Yo apenas tenía 4 años, pero ese momento se quedó grabado en mi memoria.

Toda mi niñez se llamó jugar al futbol. En la calle, en un campito o dentro de mi casa (lo que me trajo problemas con mis viejos). Tambien en clubes, al baby futbol o en la escuela, básicamente en todos lados. Eso era todo lo que me importaba.

Ya en mi vida de adulto llevo más de 15 años jugando en la Liga Universitaria y créanme que he jugado en casi todas las canchas de futbol 5 de Montevideo.

Me las conozco todas.

Por eso para mí es un sueño poder llevar adelante este complejo de canchas de futbol 5. Mi idea fue usar toda esta experiencia para desarrollar un complejo deportivo con la mejor infraestructura posible.

Quiero que disfrutes al máximo del placer de jugar al fútbol con amigos, en un ambiente en donde cada detalle que vos apreciás esta contemplado. Quiero que entiendas que El Clásco Fútbol 5 es algo más que una cancha cualquiera.

Quiero que El Clásico Futbol 5 sea LA CANCHA que vos elegís y en donde querés jugar al futbol semana tras semana con amigos y compañeros.

También tenemos una pequeña pero cálida parrilla donde podrás festejar todo tipo de reuniones como cumpleaños, asados, despedidas, etc.

Te espero en El Clásico Fútbol 5 para que vivas esta experiencia.

Un abrazo,

Pablo.